Posts

Depisa lleva a cabo el tratamiento anticorrosivo en la parada de la refinería de Repsol en A Coruña

Depisa ha realizado la preparación de las superficies y, posteriormente, el pintado anticorrosivo de las zonas tratadas. El principal objetivo de la preparación superficial es crear el necesario perfil de rugosidad para conseguir la máxima adherencia del pintado anticorrosivo.

A mediados del mes de enero DEPISA empezó las tareas de inspección, y tratamiento de las superficies en las principales unidades de la Refinería de A Coruña, entre las cuales cabe destacar: FCC, HDS-3, PRA-4 y HDT.

DEPISA ha trabajado principalmente en la unidad de FCC (Craqueo Catalítico Fluido) en la que se han llevado a cabo las actuaciones más relevantes. Esta unidad sirve para transformar gasoil procedente de la destilación atmosférica y de vacío en productos más ligeros y de mayor calidad para la elaboración final de combustibles.

Los trabajos realizados por DEPISA en la parada han colaborado en conseguir el objetivo de Repsol, mejorando la seguridad, la fiabilidad, el respeto al medio ambiente y la competitividad de las instalaciones.

Con el conjunto total de las actuaciones previstas en la planta se reducirán las emisiones a la atmósfera y se introducirán nuevos equipos para mejorar la eficiencia energética. Todo ello permitirá un ahorro de combustible y una reducción de las emisiones de CO2 de más de 18.000 toneladas por año.

DEPISA asignó a este proyecto un equipo formado por 40 profesionales que estuvieron realizando los trabajos requeridos desde el 15 de enero hasta el 15 de marzo. El proyecto finalizó con gran éxito y, es importante destacar, que no hubo ningún incidente de seguridad ni calidad durante su ejecución.

Siasa ha realizado el tratamiento anticorrosivo de 4 buques ubicados en el astillero de Puerto Real

Un buque o estructura diseñada para desempeñar su vida útil en el mar está evocada a la corrosión. Por ello, se recurre a una serie de tratamientos y pinturas sobre la embarcación para mantener su estructura durante un periodo más largo de tiempo. Actualmente un buque mercante medio necesita tratamiento de obra viva cada 5 años aproximadamente.

Siasa es una empresa especialista en anticorrosión en el sector naval y forma parte del grupo Soluciones Reunidas. Recientemente en el astillero de Puerto Real Siasa ha realizado el tratamiento anticorrosivo de cuatro buques (dos popas y dos proas) de 270.000 m2 cada uno de ellos. Se trata de una de las obras más importantes que se han llevado a cabo en este astillero y ha sido un proyecto de referencia a nivel internacional.

Los buques forman parte del Grupo Ibaizabal que es un proveedor de servicios integrados de gestión de buques para las industrias de transporte marítimo internacional y de ultramar, que se adhiere a las más altas normas de garantía de calidad.

Tratamientos anticorrosivos

Para la eliminación de aceites y grasas en grandes estructuras o superficies navales es necesario el empleo de detergentes, disolventes, emulsiones, limpiezas a vapor o cualquier producto que implique una acción de limpieza.

Los tratamientos específicos que Siasa ha llevado a cabo en los cuatro buques Suezmax, que tienen las dimensiones máximas para poder transitar por el canal de Suez, son: los de obra viva, obra muerta, cubierta exterior, tanques de lastre y tanques de carga, así como los de las cámaras de máquinas y los distintos tratamientos en tanques y espacios.

Uno de los objetivos más importantes que Siasa debía cumplir era el de realizar el tratamiento anticorrosivo de los buques en el plazo de tiempo que determinaba el cliente. Siasa cumplió con los plazos de ejecución gracias a los trabajos realizados tanto en cabinas fijas, como en cabinas provisionales, que fueron montadas exclusivamente para dicho proyecto.

Cumplimiento de la normativa IMO

Siasa cumple con la normativa IMO para la realización de los tratamientos anticorrosivos de las embarcaciones. Este Convenio Internacional fue adoptado en 2004, y tiene por objeto evitar la propagación de organismos acuáticos perjudiciales de una región a otra, estableciendo normas y procedimientos para la gestión y el control del agua de lastre y los sedimentos de los buques.

Para poder cumplir con dichos requisitos medioambientales se usaron células filtrantes para evitar la contaminación del medio ambiente.